Drenaje linfático

desequilibrios orgánicos y energéticos
El sistema linfático funciona como aparato de depuración o limpieza, pero también ejerce en calidad de sistema de protección y defensa del propio organismo.

¿Que es el Drenaje linfático manual?

Es una técnica terapéutica de masaje suave e indoloro que tiene por objetivo el tratamiento de los disturbios del sistema linfático.

El drenaje linfático  es una especialidad de masaje que actúa directamente sobre el Sistema Linfático, responsable de eliminar toxinas y mantener en forma el sistema inmunitario. Su efecto se deja notar sobre la piel porque activa la circulación y mejora la microcirculación. Además, hace frente a la celulitis evitando la retención de líquidos.

La linfa es un líquido transparente y lechoso, rico en células blancas dispuestas a plantar cara a las infecciones motivadas por virus, bacterias u otros procesos que puedan poner en jaque al sistema de defensa.
Esta preciada sustancia circula por el sistema linfático a través de una tupida red de conductos que recorren todo el cuerpo y desembocan en colectores y troncos linfáticos, que finalmente se incorporan al torrente circulatorio. Su misión consiste en aportar oxígeno y nutrientes a las células y recoger de éstas los productos metabólicos de desecho y las toxinas.

 

Depura y protege

La circulación linfática está ligada a la sanguínea, aunque a diferencia de la sangre, la linfa circula en una sola dirección; es decir, desde los órganos al corazón. El sistema linfático funciona como aparato de depuración o limpieza, pero también ejerce en calidad de sistema de protección y defensa del propio organismo.
Además, desempeña una función clave en la nutrición de los tejidos; especialmente gracias a su efecto limpiador, que se deja notar sobre la piel y donde están ubicados los ganglios que son los que drenan las toxinas. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de los tratamientos estéticos generan un incremento de la irrigación, lo que se traduce en una mejora del aporte nutritivo y de oxígeno sobre el área a tratar.

En el tejido conjuntivo se produce el intercambio de líquidos a nivel intersticial. El agua, la grasa y las toxinas ejercen presión sobre él y dan lugar a la aparición de la celulitis o retención de líquidos. Mediante el masaje manual, esta terapia intenta eliminar el estancamiento de líquidos de una forma natural y no invasiva. Sin embargo, se considera un tratamiento anticelulítico a largo plazo que precisa altas dosis de disciplina y constancia.

Tratamiento multidisciplinar
Como afirma el doctor Vázquez Gallego en su libro El Drenaje Linfático Manual, “no es la panacea para solucionar problemas de celulitis, edemas o fragilidad capilar, que generalmente van unidos y nada tienen que ver con la obesidad, también es aconsejables en cicatrices, en cicatrices endurecidas,  después de intervención quirúrgica estéticas; afectando largo tiempo de convalecencia y en su recuperación el sistema emocional  se ve afectado, produciendo desequilibrios orgánicos y energéticos”. Estos desequilibrios se pueden tratar con productos naturales y con diagnostico para saber que productos recupera el sistema descontrolado en el interior del organismo con un estudio energético.

Es necesario el Drenaje linfático en pos-operaciones Estéticas y con resultados sorprendentes y necesarios. 

A su juicio, hay que abordar el problema de una forma multidisciplinar para que entren en juego el endocrino, el cirujano estético y vascular, el acupuntor y el linfoterapeuta especializado en estos trastornos. “Combinando estos tratamiento– puntualiza el doctor Gallego- se logran obtener resultados satisfactorios“.

 

Enriquece tu ser

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.